domingo, 26 de julio de 2015

Yo fui sincera. Me daba miedo pensar que el pasado era aún una realidad, pero lo acepté y sabía que lo quería en mi vida, lo tenía claro. Lo tenía hasta que me decepcionaste. Fue tan dañina tu actitud que directamente me quedé callada, no te dije nada de lo que me pasaba por la cabeza. Lo peor de todo es que pensé que aquel desengaño sería suficiente para olvidarte, pero lo cierto es que yo aún pienso mucho en ti y aún te quiero  -aunque nunca te lo haya dicho-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario