jueves, 20 de febrero de 2014

Runaway


Por lo menos entonces no tenía miedo. No tenía miedo y por lo tanto, no tenía tampoco la necesidad de huir hacia delante. Huir hacia adelante no es avanzar.