jueves, 7 de marzo de 2013

Cuando ella me abandonó yo a mi vez me abandoné

Cada vez me importa menos donde meto la nariz, siempre amanezco al lado de un cadáver. Y entre flores muertas y martelos, te echo de menos sincero... Como Penélope en la estación del AVE, sí...

No sé quien soy, no se quien fui. A veces pienso en los lugares donde dices que estuve.. Llegamos alto, con las estrellas. Me confundí entre ellas. Vomité todo el champagne sobre la alfombra persa, muñecos rotos...

Antes de olvidarte tengo que llorarte la piel... No pain no gain. Duele, ¡su puta madre! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario