viernes, 11 de enero de 2013

Narn i Chîn Húrin

Y allí recibí mi herida; porque el hombre que huye de lo que teme acaba comprobando que sólo ha tomado un atajo para encontrarse con ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario