lunes, 24 de diciembre de 2012

Verborrea

Ponme del revés, cuélgame de los pies. Haz que se me escurran las memorias.


Tapiando los sentidos todo se comprende mejor. Tengo la cabeza descompuesta desde aquel día. Al levantarme supe que había tenido una pesadilla, y desde entonces simplemente existo. Existo en la nostalgia. Nostalgia con una alambrada de tres metros hecha de huellas anuladas.

Saber no está bien. No es bueno conocer. Padecer de ilustración.

La angustia es un mal común y la invidencia también. Supongo que todos hemos vivido esa fase de ceguera cosificada en muralla. Lo que sucede es que en este caso vendría a ser una fortaleza.



Es estúpida la postura de la gente de hoy en día: le dan demasiada importancia a sus palabras, se creen que les robarán el alma a través de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario