miércoles, 1 de diciembre de 2010

you must believe.. in spring

Palabras compradas en una tienda de ofertas, y yo creo que son caras, y por lo tanto, buenas. Te echo de menos y no sé donde meter tu recuerdo, visto que no puedo destruirlo. Y es que el tiempo se me come por dentro, la locura me abraza, el vacío me llama... y yo llamo a un mapa. Pero no hay, ya no quedan más, no. Hoy por primera vez me he parado a leer la letra de una canción que llevo meses tocando: Just as a tree is sure its leaves will reappear, it knows its emptiness is just a time of year. ¿En serio?, ¿pretenden que me lo crea? Si hace un año me reía del escepticismo de ciertas personas, ahora le temo, cada vez lo veo más cerca. Señor Nieztsche, repítame esa frase hasta que me estalle la cabeza: Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de enfrentar todos los cómos. Sí, voy a autoengañarme, porque yo no tengo ese que.

Y te sigo echando de menos.. tanto tanto tanto que.. si un día dijiste que echar a alguien de menos que ni siquiera piensa en tí es duro, tú lo estás haciendo. Puedo decir que me estás ma tan do..

No hay comentarios:

Publicar un comentario