miércoles, 5 de mayo de 2010

Darse cuenta de que has tirado todo un curso por la ventana, de las horas que has pasado frente al ordenador esperando cierto momento... para luego frustrarte. Quizás no sea tan bueno imaginar, pero yo lo sigo haciendo. Y así, puedo decir que mi mundo interior es mucho más grande y rico que el real.
Un curso tirado por la ventana, un curso de errores, de arrastrarse por el suelo, de lamentarse, arrepentirse. Qué bien que me haya dado cuenta, pero igual ya sea un poco tarde. Muy bien Mireia, sigue así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario