lunes, 21 de diciembre de 2009


Me fastidia estar así. Me paso todas las mañanas, mediodías, tardes, noches esperando. Luego llegan las ocho y pienso, ¿toda la tarde esperando esto?, ¿es esta mi máxima aspiración?, ¿sólo vivo por asuntos así? Y me fastidia, me frustra. Soy adicta a esta falsa euforia de la que me alimento... y no voy a estar así toda la vida. Porque sé perfectamente que es imposible. Me parece bonito vivir de esta manera, imaginar todo el día mil cosas pero que al fin y al cabo sabes que no ocurrirán. Porque está a diez metros y tú estás bajo tierra. Imposible. No hay más. Si no entiendes la palabra, búscala en el diccionario.

1 comentario: