lunes, 9 de noviembre de 2009







No te imaginas las ganas que tengo de... odiarte, gritarte, pegarte, decirte que no has sido nada para mí, que me has decepcionado, que yo... no quiero arrepentirme de esto. Pero, ¿sabes qué? Que no te imaginas las ganas que tengo de enamorarme, de decirle a alguien que le quiero, de sentir los nervios, el cosquilleo, el calor... de poder decir que lo eres (casi) todo. De amar... si lo quieres llamar así. De escapar. De no ser nadie, de no existir. De fundirme como el chocolate. De sentir un abrazo de verdad, nada de gestos fingidos. De poder compartir una canción, una película, comentar un libro... y poderte preguntar qué te parece y que me respondas: Me ha encantado, pero tú me pareces mejor. De... no sé, ¿lo puedes adivinar tú?

No hay comentarios:

Publicar un comentario